Propuesta coach: “El pozo de los deseos”

¿Por qué esta propuesta?

La vida nos ha enseñado con nuestras parejas anteriores que si no se cuida la relación de pareja ésta va perdiendo fuerza, disminuye la alegría de compartir, disminuye la intimidad, la complicidad, te vuelves un desconocido incluso, y el deseo se rompe o desaparece… y la relación se rompe y queda solo una estructura de compañía vacía de lo que en realidad se deseaba y se esperaba al inicio.

Qué pena dejar que una relación que nació de ilusiones se vacíe por descuidos, por no dar el lugar y el tiempo a lo que deseamos.

¿Nosotros hemos llegado a disfrutar tanto de nuestra relación solo por casualidad? ¡No!

Es una decisión consciente. La cuidamos, nos cuidamos, individualmente y como pareja.

Te cuento uno de nuestros modos de hacerlo, es un juego sencillo, seguro que os gustará.

El pozo de los deseos

Importante:

En esta propuesta la complicidad empieza en la decisión de jugar al “pozo de los deseos”.

El objetivo es encontrar momentos de estar juntos haciendo algo que uno de vosotros (o los dos) deseáis. Crear espacios de tiempo especiales de pareja, de intimidad, de bienestar compartido, de placer.

En algunas ocasiones es el momento de disfrutar de un deseo propio, en las otras es la alegría de formar parte del deseo de tu pareja.

Es bueno y rico para la relación atreverse de nuevo a abrirse, a pesar de haber entrado demasiado en rutinas y olvidos de todo esto.

¿Cómo se hace?

  • Cogéis una bonita caja que sea “vuestro pozo de los deseos”.  
  • Cada uno de vosotros escribe en papeles sus deseos.
  • Un día escogéis uno de ellos a suertes.
  • Ese día se debe realizar el deseo.

Reflexiones y propuestas:

Compartid el momento de crear vuestros deseos.

Si es posible hacedlo en el mismo momento pero los deseos son individuales, sorpresas;  podéis aprovechar el momento de crearlos para generar misterio, seducción, diversión, complicidad…

Cada uno de vosotros escribe el mismo número de deseos para que el equilibrio sea también la base de la propuesta.

Enmarcar el tipo de deseo al que queréis dar lugar:

Por ejemplo, deseos románticos, deseos sexuales, deseos de placeres en familia, o deseos solo de actividades en pareja. Lo que vuestra relación y vosotros consideréis oportuno para vuestro momento.

Los pequeños grandes deseos de placeres como un masaje en los pies, o un café tranquilo leyendo el periódico, o pasear cerca de la playa o con vuestra mascota..; deseos de juegos eróticos o sexuales; deseos de momentos o actividades especiales pendientes como un fin de semana, asistir a un espectáculo etc.; o momentos y gestos cotidianos sencillos: un ramo de flores, un abrazo de buenos días, un gesto de ánimo ante una situación difícil, etc. Hay miles de posibilidades.

Cuidar de los detalles es cuidar la relación:

Escoged una caja especial que sirva únicamente para esto, o papeles de colores,… todo lo que sea salir de la monotonía suma energía positiva a la relación.

Establecer los días en que vais a coger un deseo.

Una vez pactado es importante mantener el acuerdo y hacerlo, sin excusas.

Si salen otras posibilidades de actividades sociales, familiares, imprevistos. Renunciad a ellas. Elegir es vuestra responsabilidad, decir no a otras posibilidades forma parte de buscar un tiempo para vosotros.

El día que se saca un deseo se realiza ( ano ser que establezcáis un acuerdo de realizarlo en máximo 48h, pero no es aconsejable pues disminuye las posibilidades de llevarlo a cabo)

Aquí tienes una música para que os acompañe:

Refuerza tu proceso:

Compártelo.

Te animo a compartir  en los comentarios tu experiencia. Las posibles resistencias, miedos o dificultades en llevarlo a cabo; lo que has aprendido de tu relación, lo que ha sucedido como consecuencia de practicarlo….

Es un placer escucharte y acompañarte en tu momento actual.