“¿Tienes miedo o el miedo te tiene a ti?”.- P. Bourquin
Muchas personas llegan a las sesiones de terapia completamente bloqueadas.  Sienten un bloqueo absoluto. Viven situaciones y decisiones que para ellos son difíciles o que les hacen sentir “miedo”. Miedo a no saber cómo resolverlo, miedo a no ser capaz de salir adelante, miedo a no encontrar el camino “correcto” etc.

Y la cabeza empieza a darles vueltas y vueltas a los argumentos para elegir, para decidir.

No consiguen parar la mente, su diálogo interno se vuelve incesante, no consiguen ver nada claro, solo existen las vueltas a los argumentos, y esto les lleva a la confusión, a la parálisis y el bloqueo.

Posiblemente te ha sucedido en muchas ocasiones: sentir miedo ante una decisión.

¿Quieres saber por qué oyes tantas voces que te bloquean? 

Accede a estos 3 vídeos gratuitos.

Comprende qué proceso mental te bloquea y cómo resolverlo.

Pincha aquí para registrarte en esta serie de vídeos gratuitos.

Lo que sucede dentro de ti:

Te cuento lo que sucede dentro de ti en este proceso par que puedas gestionar emocionalmente esta situación y tomar decisiones de un modo más efectivo.

1. Parálisis de protección

Cuando se tiene miedo se activa un proceso mental que tiene como objetivo “protegernos del peligro que sentimos”.

El miedo tiene un primer efecto paralizador. Esta es su función. Es un efecto positivo.

Este instante nos protege de lanzarnos a lo que consideramos peligroso, desconocido. Nos permite disponer de un tiempo para valorar la situación, lo que sucede, los distintos modos de resolverlo etc.

2. Valoración del peligro.

Se activa el proceso de análisis de lo que nos rodea.

De entrada se interpreta la realidad con un estado de alerta que nos dice que hay “algo peligroso”.

En este momento pueden suceder cosas distintas.

3. Gestión de la situación.

  • Gestión eficaz:

A pesar del miedo la valoración de la realidad se hace de manera suficientemente “objetiva” y se toma una decisión útil para estar bien.

Si el miedo es pequeño, es sencillo resolver la situación .

Pero también se llega a esta resolución efectiva con un proceso de AUTOCONTROL EMOCIONAL.

El autocontrol es fruto de conocerte a ti mismo y te permite no hacer demasiado caso a tu mente, no identificarte con lo que “oyes dentro de ti”.

Conoces tu miedo, no te identificas con él, no dejas que te invada, puedes relativizar lo que tu mente te dice y, eres capaz de no creerte a la voz de tu miedo interior, puedes  “bajar volumen” del estado de alerta, no dar mucha importancia a las “fantasías de los peligros que te acechan”,  y recordar que no se ajustan a la situación objetiva, que están incrementados de tamaño debido a tu propio miedo.

“El autocontrol emocional:

Permite manejar adecuadamente los sentimientos impulsivos y las emociones.

Permite mantener la tranquilidad, el centramiento y el pensamiento claro incluso en situaciones intensas, bajo presión, complejas o dolorosas”.

  • Gestión ineficaz:

Sucede cuando tu miedo toma el control de la situación.Los miedos y estados de alerta exagerados son producto de inseguridades infantiles, malas experiencias anteriores, mensajes sociales que alimentan la negatividad, baja autoestima, heridas emocionales etc.

Cuando el miedo domina la situación y toma posesión de la personas:

  • Se toman decisiones que no se “ajustan a la objetividad” de la situación  y por lo tanto no son muy efectivas.

Acostumbran a ser decisiones exageradas que  no son resolutivas de modo positivo.

Tienen forma de huída, de ataques a los demás, de agresividad para defenderse, y tienen consecuencias negativas  como complicaciones en las relaciones, incremento de la inseguridad de la persona, culpa posterior a las acciones que se han tomado, arrepentimiento etc.

Este tipo de situación es fruto de acciones y decisiones tomadas en este estado de miedo no controlado.

” Todo lo que deseas está al otro lado del miedo”

  • No se toman decisiones, se entre en una situación de bloqueo.

El miedo toma el control de la mente, y de modo inconsciente las personas se “refugian” en los pensamientos, en las dudas y escuchan todos los mensajes del propio diálogo interno.

Las personas en este estado intentan resolver la situación dando vueltas a los mensajes internos.

Esto les lleva a una parálisis del cuerpo y la acción. El miedo  paraliza. La mente, las palabras, los pensamientos, basados en el miedo… paralizan.

Claramente aquí el miedo ha ganado y cumple con su función: no hacer nada para no incrementar el peligro.

Se hace un círculo mental del que es difícil salir. Se va incrementando la sensación de que no son capaces de “salir del círculo de pensamientos y miedos”, no se logra decidir nada y se va incrementando el miedo, la inseguridad, la frustración.

Si las decisiones a tomar “pueden esperar” algunas personas  viven atrapadas en esta indecisión durante años.

Uno mismo se quita fuerza y se debilita. Hay una parte del miedo a elegir que radica en no querer asumir el riesgo, la posibilidad de error, la propia responsabilidad en las decisiones.

¿Cómo salir del bloqueo?

“¿Y tu en qué miedo descubriste que eras valiente?”

Identificar el miedo, conocerle.

  • Pregúntate y responde muy concretamente: ¿Qué es lo que siento en realidad? ¿ Qué es lo que me da tanto miedo en realidad?
  • Concéntrate en el foco de la cuestión.  Sepáralo de otros aspectos y derivaciones que interfieren , distraen, dispersan tu energía.
Control emocional

  • Separar los hechos de los juicios, valoraciones y creencias.
  • Identifica tus pensamientos y creencias limitantes y construye nuevas creencias que te den seguridad y fuerza.
  • Toma distancia de tu ego que habla sin cesar en este diálogo interno controlado por un cerebro que repite preguntas y respuestas negativas, paralizantes, sin fin.
  • No te  creas lo que tu miedo dice. ¿Es realmente cierto esto que pienso? Habla con otras personas para que te ayuden a verlo. Busca las respuestas en “lo fenomenológico”, lo que sucede, no en tu interpretación de la realidad.
  • Silenciar los pensamientos a través de técnicas de relajamiento, control mental, meditación, actividades que te relajen etc.

Tomar acción

  • Haz una lista de posibles decisiones a tomar, acciones a realizar delante de esta situación.
  • Amplia posibilidades, ten en cuenta nuevas formas de resolverlo. Inspírate en otras personas.
  • Reconociendo tu miedo puedes decidir cuidándote a ti mismo. Busca pequeños pasos, pequeños cambios en tu modo de reaccionar. Ve despacio en el proceso de cambio.
  • Decide hacer una acción pequeña, hacia la solución que deseas. Este paso le quitará poder a tu miedo.

¿Cómo puedo ayudarte?

En estos dos programas encontrarás dos modos efectivos y distintos de superar tus miedos:

“RITUALES DE PODER”

Un programa con el que recuperarás tu PODER PERSONAL a través de rituales terapéuticos, chamánicos, contenidos explicativos, ejercicios prácticos y experiencias que te ayudarán a sanar heridas emocionales y sentirte mucho más fuerte.

Entra en el enlace y descúbrelo: “https://vip.cienciainterior.com/rp” 

Deseo que te haya servido. No dudes en dejar tus comentarios, observaciones, reflexiones etc. Te responderé encantada.