Ritual: «Abundancia en mi despensa»

 

El objetivo de este rito es tomar conciencia de tus aprendizajes, agradecer y celebrar la abundancia.

 

PREPARACIÓN

 

  • Prepara un espacio tranquilo y recogido para hacer el ritual, puede ser una habitación o un espacio exterior. Lo importante es que sea un espacio de paz para ti.
  • Busca una cesta que simboliza tu despensa, es importante que sea de un material orgánico (mimbre, bambú, fibras naturales…).
  • Recoge hojas secas de algún lugar especial para ti, un lugar cercano.
  • Recopila alimentos, frutos, bayas que para ti simbolicen abundancia y prosperidad, puede ser desde unas nueces hasta un pequeño pastel. No hay un número determinado, pero ten en cuenta que vamos a celebrar tu abundancia, así que busca alimentos que te inspiren. Colócalos todos sobre una mesa junto a tu cesta.
  • Prepara la música para escucharla durante el rito si lo deseas.
  • Coloca unas velas que aporten calidez al espacio que has elegido.
  • Deja listos unos pañuelos, cojines o mantas por si te apetece descansar cuando termines.
  • Crea una atmósfera de tranquilidad con una luz tenue, incienso o como a ti te guste.

 

REALIZACIÓN

 

  • Pones la música.
  • Coge las hojas secas que has recogido. Preparada para recorrer todos los aprendizajes y cosas que tienes que agradecer a este año y que ahora es el momento de cosechar.
  • Cierras los ojos y respiras profundamente. Realiza una respiración continuada y profunda durante 5 ciclos respiratorios, ampliando tu inspiración en cada uno de ellos y espirando lentamente.
  • Empiezas a andar, tranquilamente, conectada con lo sucedido durante los últimos 6 meses o un año, y dejas que los recuerdos vengan a ti.
  • Dejas que venga a tu memoria lo que ha sucedido con los ojos cerrados. Vives este momento con tranquilidad, como si estuvieras observándolo en una película. Detente a mirar cada recuerdo y enfoca tu conciencia en los aprendizajes y situaciones nuevas que ha traído a tu vida. Activa tu actitud y tu conciencia de agradecimiento delante de cada situación.
  • Tómate el tiempo que necesitas para reconocer y sentir dentro de ti tus agradecimientos. 
  • Abre poco a poco los ojos. A tu ritmo, conéctate poco a poco con el espacio que te rodea.
  • En este momento ponte frente a tu mesa-altar.
    • Mira cada uno de los alimentos que tienes preparados.
    • Dótalos de significado. Elige cada uno de ellos para que simbolice uno de los agradecimientos con los que acabas de conectar.
    • Piensa en lo bello y hermoso que tiene ese alimento-regalo, en lo hermoso del agradecimiento que lleva consigo y en lo bueno que ha traído a tu vida.
  • Cuando tengas identificado un alimento y un agradecimiento lo introduces en la cesta. Hazlo despacio. Concéntrate en ver y comprender el aprendizaje, lo agradeces y lo cosechas. Respiras ampliamente cada vez que lo hagas.
  • Cuando tengas todos tus alimentos en la cesta mira tu cosecha.
  • Date las gracias por tomarte un tiempo para conectar con tu abundancia.

 

«En medio del invierno descubrí que había, dentro de mí, un verano invencible.» A. Camus

 

  • Date las gracias por recoger tus aprendizajes para mirar hacia delante con todo lo que te llevas.
  • Toma consciencia de quién eres ahora y hoy. Siente que confías en tu capacidad de aprender y crecer, para seguir adelante.

Ahora puedes entrar en la estación del recogimiento preparada. ¡Enhorabuena, seguro que será muy fértil para ti!

 

 

 

DESPUÉS DEL RITUAL

 

  • Cuídate y tómate el tiempo de descansar y estar tranquila, seguir conectada contigo sin tener que salir de ese campo y estado velozmente.
  • Tómate un baño con sales aromáticas, relajantes, etc.
  • Vístete con esa ropa con la que te sientes tú misma, cómoda y bonita.
  • Toma algo ligero: infusión, fruta o sopa vegetal.

Sal a la vida, conectada contigo, con tu capacidad y tu sabiduría. ¡A por un súper año!

 

PARA REFORZAR EL RITUAL

 

Si lo deseas:

  • Haz una cena sola o en familia en la que disfrutéis de los alimentos que has cosechado, habléis de tus agradecimientos y que cada uno pueda compartir los suyos.
  • Escribe todas las sensaciones y agradecimientos que has cosechado, para poder recordártelos más adelante.
  • Guarda tu lista con la cesta hasta que empiece la primavera y comience un nuevo ciclo fértil. Si quieres puedes incorporar algún alimento no perecedero a la cesta, por ejemplo, algún fruto seco, para que te recuerde la abundancia que hay en tu hogar y en ti.

 

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Taller online gratuito para psicólogos, terapeutas y coaches:

«Aprende las bases para usar los muñecos en tus sesiones»

Sígueme

¿Qué temática quieres leer?

Categorías

Últimos artículos

Otros artículos