¿Has oído hablar antes sobre el Síndrome de Aniversario?

La llamada de Paula

Esta mañana paseando junto al paseo de las encinas, me vino de repente una imagen muy clara a la cabeza.

Recuerdo como si fuese hoy aquella llamada, aquél momento preciso en que sonó el teléfono. Una compañera de trabajo, Paula, me despertó a toda prisa con su llamada para contarme sobre sus preocupaciones. Parecía que el mundo se le venía encima, me sobresaltó su gran emocionalidad al contarme su historia y lo agitada y nerviosa con que me contaba todo lo que le acontecía.

 

 

Ella aparentemente se mostraba siempre en calma, serena y parecía tenerlo todo bajo control, por eso quedé enormemente sorprendida de su modo agitado con el que se estaba expresando.

Sabía, por alguna vez que me había explicado, que estaba viviendo con su pareja y sus tres hijas en una casa antigua en las afueras de la ciudad.

Era una casa que había resistido a la especulación urbanista y conservaba un precioso jardín, algo casi inimaginable en esa zona. Paula siempre me hablaba de su maravilloso jardín, de como le gustaba esa casa y la zona donde estaba situada. Llevaba viviendo en ella unos diez años y siempre me contó que justo en esa zona algunos siglos atrás había habido un movimiento de tierras, un fuerte terremoto que tuvo un gran impacto en la población que residía en ese momento en esa parte de la ciudad y donde hubo que reconstruir la mayor parte de las casas.

Al hablar con ella me impactaron mucho sus palabras, sus lágrimas y la intensidad con que contaba todo.

 

 

«Necesito saber qué es lo que me está sucediendo, no puedo dormir desde hace unas semanas, y me despierto sobresaltada con mucha angustia, con un fuerte bloqueo en el pecho, casi ni puedo respirar, y no puedo dejar de llorar.

Nos ha llegado una noticia que quieren construir unos edificios nuevos en este solar y que una gran inmobiliaria va a comprar nuestra casa, la van a tirar al suelo y la quieren derrumbar. Nosotros estamos de alquiler y vamos a tener que buscar otra casa.»

En ese momento escuchándola con atención me di cuenta de su enorme sufrimiento.

Paula estaba pasando por una situación que para ella parecía inexplicable. No entendía porqué ahora le sucedía todo esto, así de repente, cuando todo parecía ir fantásticamente. Se sentía sola, enormemente atacada y golpeada por la vida, me dijo.

 

¿Cómo ayudar a Paula?

En ese momento, estaba realizando una formación junto a mi terapeuta y estábamos mirando a cada uno/a, como parte del contenido del curso, desde la exploración de nuestro genograma, de nuestro árbol familiar.

La mayoría de nosotros hemos oído hablar acerca de lo que es el árbol genealógico pero no tanto acerca de lo que es el genograma. El genograma viene a ser un árbol genealógico más ampliado, es decir, si bien en el árbol genealógico situamos y damos lugar a todas las personas de las que tenemos conocimiento dentro de nuestra familia, es decir, dentro de nuestro sistema familiar y vemos a todos los que han pertenecido y/o pertenecen, en el genograma vamos además, a poder conocer más profundamente a cada uno/a de las personas a quien hemos dado ese lugar.

Podremos además observar cuales fueron los destinos de esas personas y qué sucesos, enfermedades, accidentes, patrones de comportamiento, traumas no resueltos, conductas y tipos de relaciones se fueron estableciendo en el tiempo y que se han podido ir transmitiendo de una generación a otra.

El trabajo con el genograma en ese momento me fascinaba, y me estaba abriendo una infinidad de información sobre mi historia familiar, así que no dudé ni un momento y pensé que a Paula, le podría ayudar mirar con más profundidad su mapa familiar.

Le pregunté a Paula acerca de lo que le estaba ocurriendo y si me podía responder a esto:

  • ¿Te gustaría poder comprender y cambiar la situación que estás viviendo?
  • ¿Sientes que esto que te pasa es más grande que tú a nivel emocional y no sabes cómo gestionarlo, ni tienes recursos para ello?
  • ¿Sientes malestar emocional y sientes que tienes las emociones bloqueadas?
  • ¿Es importante para ti conocerte mejor?
  • ¿Te ha sucedido esto en otras ocasiones?
  • ¿Hay alguien de tu familia que haya pasado por una situación parecida?

 

Me dijo que sí, que sentía emociones muy fuertes, que estaba muy bloqueada y que no tenía recursos para gestionar todo eso que estaba ocurriendo, porque no entendía nada.

¿Porqué ahora que había formado una familia y creado su propio hogar con tanta dedicación tenía que cambiar de casa? ¿Porqué lo ajeno podía decidir sobre su vida y la de su familia?

¿Qué era lo que le generaba ese dolor interno, tan tan grande?

Le propuse a Paula indagar un poco mejor sobre su historia familiar, y que se animara a realizar su primer dibujo de genograma con mi ayuda. Ella aceptó. Y lo empezamos a ver juntas.

Establecimos una línea de trabajo, y pactamos ir paso a paso, de momento solo para poder tener una visión más amplia del sistema familiar de Paula y recopilar los primeros datos.

Nos concentramos en mirar acerca de las tres primeras generaciones. Le pedí que me contara sobre ella y sus hermanos, sus padres y los abuelos maternos y paternos.

Una vez tuvimos esta información, con nombres, fechas de nacimiento y fallecimiento y les colocamos en su lugar a todos/as ya empezamos a mirar con más profundidad.

La intención era poder abordar el caso de Paula desde la visión sistémica y considerando la mirada transgeneracional, que nos habla desde las bases de la psicogenealogía sobre como algunos de los orígenes de los problemas a los que nos enfrentamos las personas, parecerían no encontrar una explicación completa en nuestra vida.

Desde estas bases psicogenealógicas y transgeneracionales, la persona no está solamente bajo la influencia de lo que vive en su vida sino que le influencian también las vivencias de sus antepasados, las de sus antecesores, y en gran medida queda bajo la influencia de aquellos momentos de dolor que quedaron intensamente guardados en las memorias de los ancestros, tomando éstos, un papel relevante en las decisiones de la persona de una manera inconsciente.

En el relato de Paula al narrar sobre su historia, vi claramente que lo que le estaba sucediendo en relación a la noticia que le estaba llegando sobre su casa tenía una explicación, una explicación que tenía que ver con una lealtad al sistema y con el síndrome de aniversario.

 

El Síndrome de Aniversario

Bajo el concepto de «síndrome de aniversario» englobamos todos aquellos dramas que aparecen en nuestra vida en fechas específicas, a edades concretas, «de repente» y sin razón aparente. Dramas y sucesos que otros vivieron en la familia, y que llegan hasta nosotros, así sin más, perturbando nuestro presente.

El síndrome de aniversario puede activarse de diferentes formas.

Tomará una forma u otra en cada sistema y dependiendo de la historia familiar y guardará relación con el contexto que hubo, el suceso que se vivió y que de alguna forma «paralizó» en algún momento a los involucrados en el sistema. Podría ser que el motivo de activación fuese porque no se habló lo suficiente, o por haberse mantenido en forma de secreto, o simplemente pudo ser que no se encontrara la manera de resolver aquello, o también por el gran impacto emocional que causó en los que lo vivieron.

Volverá a manifestarse en una fecha concreta de nuevo en el presente, en los sucesores de quienes lo sufrieron en tal o cual momento anterior.

El Síndrome de aniversario puede ponerse de manifiesto en formas distintas, por ejemplo:

  • «Mi abuela se divorcia a los 10 años de matrimonio, mi madre se divorcia a los 10 años recién cumplidos de matrimonio, y yo que estoy cumpliendo los 10 años de casada y me estoy divorciando».
  • «A los 7 años, mi madre cambió de pueblo con su familia. Cuando yo tenía 7 años mis padres tuvieron que dejar la ciudad donde vivíamos por trabajo y ahora tengo 2 hijos, uno de 10 y otra a punto de cumplir 7 y me voy a trasladar a Madrid por motivos profesionales».
  • «A los 55 años mi abuelo muere de un cáncer de faringe, mi padre a los 55 años enferma gravemente de las amígdalas y yo a los 55 años enfermo encerrándome a nivel comunicativo, no puedo expresarme con los demás, «es como si no pudiese hablar ni comunicarme a través de la voz.»

 

 

Es importante entonces, poner especial atención al revisar e indagar sobre nuestra historia.

Poder identificar estas «repeticiones» y «coincidencias» en las diferentes generaciones nos va a dar la información de estos sucesos específicos y desde ahí podremos ver y encontrar la causa de nuestro problema, enfermedad o drama presente.

 

Explorando el mapa familiar

También es importante y mientras dure esta exploración de nuestro mapa familiar que podamos revisar fechas de bodas, de fallecimientos, enfermedades, accidentes, fechas de divorcio, muertes traumáticas, etc., ya que de manera literal o simbólica, hay una orden dada en el clan de que ese suceso se repita.

Todo esto no se debe al azar, no es cosa de la suerte como a veces se piensa sino que tiene una explicación, es el resultado de una acción de emociones inconscientes heredadas de nuestro sistema familiar.

El inconsciente no entiende de tiempo, ni del paso de los años, es atemporal.

Nuestro inconsciente no distingue entre hoy, ayer y hace 100 años.

Esto significa que aunque un hecho traumático haya sucedido hace muchísimos años, siempre que vivamos hechos similares a ese que se vivió de forma traumática, el inconsciente activaría en nuestra persona el recuerdo y las mismas sensaciones que se vivieron una vez, las notamos en nuestro presente al activarse la memoria traumática.

A menudo, el síndrome de aniversario viene a relacionarse con fechas de cumpleaños o celebraciones significativas en el clan.

Puede ser que se adquiera a través del inconsciente familiar una conexión transgeneracional con la abuela materna por ejemplo. O pueda ser que al cumplir una cierta edad, como veremos en Paula, se activan de manera inconsciente las diferentes memorias que marcaron y fueron determinantes en el sistema. Se activan para que hoy puedan de nuevo, tener la oportunidad de que sean resueltas o que se puedan dejar cerradas.

 

Volvamos al caso:

Al mirar en qué lugar estaba Paula colocada junto a los hermanos vimos que era la segunda en orden de nacimiento. Vimos también que su madre y también su abuela materna ocupaban el mismo lugar en orden de nacimiento entre los hermanos/as.

Además, «de repente», Paula se acordó de que cuando su abuela materna tenía unos 30 años, perdió su casa en un terremoto en el sur de Italia. Vivían en una zona cerca del mar, un precioso pueblo de costa en Sicilia donde ya habitualmente existían movimientos de tierra intensos.

En uno de ellos, la abuela perdió la casa junto a sus hijos, tuvo que abandonarla y les cedieron una escuela cerrada a la familia para salir del paso durante un tiempo.

Lo perdieron todo en aquél terremoto y quedaron en una situación muy precaria, perdiendo el status social que los caracterizaba. Quedaron de repente sin recursos económicos, sumidos en la miseria de la época.

«Se nos ha dado la elección de liberarnos de la repetición para nacer a nuestra propia historia» Anne Ancelin

Paula tenía recién cumplidos desde principios de años, los 30. Era una mujer adulta y segura, pero hoy le acontecía un suceso que impactaba fuertemente en su presente. De repente, recordó como era vivir en la casa que había escogido para criar a sus pequeñas, y recordó que en esa zona cercana a donde estaba situada su casa, mucho tiempo atrás, se vivió una catástrofe natural, como le pasó a la abuela.

Había escogido esa casa de forma inconsciente, seguramente por una programación y lealtad a su abuela y en esa tierra ya existió un suceso similar, al vivido por su abuela.

Al tomar consciencia mirando fechas, recordó el momento en que su abuela vivió el terremoto y se tuvo que ir a vivir a la escuela que le cedieron con su familia y fue así como de repente estableció e identificó la relación, el vínculo que existía entre ambas.

Ahora era Paula quien tenía 30 años, y a quién le llegaba la noticia de que en poco tiempo, en menos de un año, su casa sería comprada por una gran inmobiliaria que deseaba especular en la zona y ella y su familia deberían abandonarla por ser inquilinos, no propietarios. Esa noticia la había removido intensamente en muy pocos días, pues no encontraba explicación de porqué hoy le estaba sucediendo un hecho para ella «tan catastrófico».

 

 

Ella estaba viviendo esa noticia como «un gran terremoto emocional» «con mucho movimiento interno» y la intensidad que sentía podía ser comparable a una falla sísmica.

El suceso que vivía ahora Paula en su momento presente, esa emocionalidad en forma de drama que estaba experimentando a través de su cuerpo, en forma de tensión, angustia y sufrimiento interno mostraba claramente el fenómeno del «Síndrome de aniversario» que se estaba manifestando por repetición y lealtad al suceso antiguo que vivió su abuela, al cumplirse una fecha determinada y concreta.

Así, cuando se acerca el aniversario de algún «momento importante», (en este caso el momento importante es la vivencia de la pérdida de la casa familiar por un gran terremoto en la tercera generación, abuela), es bastante habitual que se vayan a producir reacciones emocionales y recuerdos intensos de la persona que lo pasó anteriormente.

El concepto del síndrome de aniversario parte de Josephine Hilgard, que a través de sus observaciones en casos clínicos en relación a la enfermedad descubrió el fenómeno no sólo como activación de los conflictos internos que vivía el paciente sino también pudo ver que se mostraba en ciclos marcados la repetición de patrones , comportamientos y sucesos traumáticos en el paso de las generaciones.

Anne Ancelin Schützenberger, destacada psicoterapeuta francesa, continuó y siguió profundizando en este concepto y todo su trabajo desarrollado fue elemento clave en el desarrollo de la psicogenealogía y el transgeneracional.

Anne Ancelin se convierte en la persona que determinaría el desarrollo de la psicogenealogía y del transgeneracional aportando un conocimiento de un valor incalculable a través de toda su obra, y de la cual hoy podemos disfrutar en su amplia bibliografía relacionada y su gran sabiduría y conocimiento.

Cuando podemos conocer y comprender cómo funciona y a qué responde el «síndrome de aniversario», somos capaces desde una mayor consciencia de afrontar mejor la historia de nuestro sistema.

Podemos llegar a ser capaces de identificar los sucesos vividos por nuestros antecesores.

En el momento en que notamos que un hecho o suceso acontece en nuestra vida presente con mucha intensidad, angustia y dolor, nos desborda y aparece así como de repente, el poder identificar y explorar de donde proviene para poderlo trascender y transformar, nos va a ayudar a liberarnos. Por un lado a nosotros mismos, avanzando hacia el presente que deseamos, y por otro liberando a las generaciones venideras.

Como hemos visto, a Paula le ocurrió algo parecido, y aunque no sabemos como acabó su historia, lo que sí sabemos es que aprendió a reconocer, a identificar, a observar y leer historias, aprendió a poner nombre a su linaje y a lo que sucedía en él a través de explorarse a sí misma.

Paula, aprendió a amar, a amarse, no más, sino quizás un poquito mejor, a ella y a su sistema familiar.

Un cálido abrazo,

Marina Viscido

Equipo pedagógico Ciencia Interior

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrenamiento Gratuito

Para psicólogos, terapeutas, coaches y personas interesadas en el autoconocimiento.

«Descubre qué mueve los hilos en tu árbol familiar»

Sígueme

¿Qué temática quieres leer?

Categorías

Últimos artículos

Otros artículos